Expertos abogan por revisar los sistemas de clasificación sobre la prevalencia y diagnóstico del trastorno bipolar