Evidencian que el estrés, la depresión y otros trastornos mentales alteran al organismo