Estudian cómo el aceite de oliva ayuda a proteger el cerebro del párkinson