Estimular la amígdala permite ‘etiquetar’ los recuerdos en el cerebro