Estiman que hasta el 17% de casos de demencia podrían prevenirse con un buen control del nivel de vitamina D