Encuentran que el ping-pong puede ser beneficioso para las personas con Parkinson