Encuentran biomarcadores en sangre que podrían ayudar a diagnosticar la esquizofrenia