En Cataluña los niños atendidos por trastornos mentales crecen un 27%