El teclado ayuda a diagnosticar enfermedades como el alzhéimer o la esquizofrenia