El tai chi podría ser útil para aliviar la depresión y la ansiedad en supervivientes de ictus