El riesgo de tener una enfermedad mental podría aumentar en los niños de padres mayores