El picor crónico produce estrés, depresión y pensamientos suicidas