El invierno y el frío castiga a las personas con trastorno afectivo estacional