El Gobierno cántabro destaca la salud mental como una de sus prioridades