El estrés laboral aumenta en un 50% el riesgo de enfermedad cardiaca