El consumo diario de tabaco se asocia a un mayor riesgo de sufrir enfermedades mentales graves