El consumo de medicamentos para ansiedad, depresión y problemas de sueño subió un 4% durante la primera ola