El cambio de hábitos y un compuesto del té verde podrían prevenir la demencia