No importa dónde vivamos, el clima nos afecta diariamente y, además, los efectos del calentamiento global van más allá del entorno físico. Según un estudio publicado el lunes en la revista PNAS, un aumento en las temperaturas mensuales promedio está vinculado a un pequeño aumento en los problemas de salud mental. Y a lo largo de cinco años, un aumento de 1 grado Celsius en la temperatura promedio resulta en una mayor prevalencia de dificultades mentales.

“No sabemos exactamente por qué vemos que las altas temperaturas o el aumento de la temperatura producen problemas de salud mental”, dijo Nick Obradovich, autor principal del estudio y científico investigador en el MediaLab del Instituto de Tecnología de Massachusetts. “Por ejemplo, ¿el mal dormir debido a las altas temperaturas es lo que produce problemas de salud mental? Tenemos mucho trabajo que hacer para averiguar con precisión qué está causando qué“.

Según los registros de temperatura que se iniciaron alrededor de 1850, nuestro planeta es aproximadamente 1 grado Celsius más caluroso hoy que entre 1850 y 1900, según los científicos del clima. Para el estudio, Obradovich y sus colegas combinaron datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo de Comportamiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU.

Los encuestados informaron de “todo lo que cae dentro del rango de estrés, ansiedad, depresión, problemas emocionales…”; esto “básicamente significa cosas que son menos extremas que la hospitalización y el suicidio, pero más significativas que el mal humor o la agitación emocional cotidiana”.

Luego, él y sus colegas vincularon los informes de salud mental a los datos meteorológicos de la ciudad donde vivía cada encuestado. “Tuvimos la valiosa información sobre cómo se relacionaban las condiciones ambientales con la forma en que las personas informaban sobre su estado de salud mental“, dijo Obradovich.

El equipo de investigación analizó los datos de tres maneras. Primero, observaron las temperaturas y las precipitaciones durante un período de 30 días y las compararon con la salud mental. “La exposición a temperaturas más altas y las mayores tasas de precipitación en ese período produjeron aumentos en la probabilidad de que las personas reportaran algún problema de salud mental en ese período”, dijo Obradovich.

Específicamente, el cambio de las temperaturas promedio mensuales entre 25 grados Celsius (77 grados Fahrenheit) y 30 grados Celsius (86 Fahrenheit) a promedios mayores a 30 se relaciona con un aumento de 0.5 puntos porcentuales en la probabilidad de problemas de salud mental. Si este cambio exacto en la temperatura se generalizara en todo el país, “eso produciría aproximadamente 2 millones de personas adicionales que informan problemas de salud mental”, explicó Obradovich.

Luego, el equipo analizó los informes de calentamiento y salud mental a más largo plazo en ciudades individuales. Aquí, encontraron que el calentamiento de cinco años por solo 1 grado centígrado se relacionaba con un aumento de 2 puntos porcentuales en la prevalencia de problemas de salud mental.

Finalmente, el equipo examinó los informes de salud mental de personas afectadas por el huracán Katrina y los comparó con los informes de personas en lugares de tamaño similar que no habían sido afectados por el huracán catastrófico. La experiencia de Katrina se relacionó con un aumento de 4 puntos porcentuales en la prevalencia de problemas de salud mental.

En general, los más vulnerables a los efectos del cambio climático estudiados incluyen personas con ingresos más bajos, personas con problemas de salud mental existentes y mujeres, indicó la investigación.

Entonces, ¿por qué las personas que viven en lugares más cálidos generalmente tienen peor salud mental que las personas en lugares más fríos? Obradovich dijo que esa es una de las “preguntas pendientes para identificar los impactos sociales del cambio climático”. Debido a que ciertos factores, como las adaptaciones de por vida al clima, no se pueden explicar, el nuevo estudio les permite a los investigadores decir solo que, en promedio, “el calentamiento del clime se asocia con una salud mental empeorada con el tiempo”, dijo. “Hay muchos otros factores específicos del lugar que pueden moderar el efecto”.