El bienestar emocional de la población reduce los costes de atención médica