El apoyo y la protección de la familia favorecen que en España haya menos suicidios que en el resto de países europeos