El apoyo y la protección de la familia propios de la sociedad española condicionan la tasa de suicidios en el país, que son las más bajas de Europa, según ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, Miguel Gutiérrez, en el marco del XVI Congreso Mundial de Psiquiatría que se está celebrando en Madrid, y en el que participan más de 8.000 personas de 117 países.

“En mitad de esta grave crisis socioeconómica por la que está pasando el país, los ciudadanos están manejando mejor sus preocupaciones y miedos que en otros países europeos donde las tasas de suicidio son mucho mayores, y una de las causas principales es el carácter protector del entorno familiar”, ha manifestado Gutiérrez añadiendo que, “además, no han aumentado significativamente los ingresos hospitalarios por trastornos mentales tras el comienzo de la crisis”.

Por su parte, el jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz, ha recordado que existen varias prácticas de detección precoz del riesgo de suicidio, como las campañas de sensibilización o un plan que consiste en identificar con un código a toda persona que acude a urgencias con riesgo de suicidio, – automáticamente se le da una cita en el centro de salud mental más próximo a su domicilio en un plazo menor a cuatro días-.

En este sentido, Saiz ha remarcado que se trata de “un problema de salud pública sobre el que los especialistas de la salud mental, las instituciones y la sociedad en general, deben trabajar para prevenirlo”.

Actualmente, 18 países en África, 17 en América, 11 en la región del Mediterráneo, 26 en Europa, 7 en el Sudeste Asiático y 11 en el Pacífico cuentan con un plan de acción frente al suicidio. Sin embargo, “todavía existen países que arrestan a las personas que intentan suicidarse y otros en los que son encarceladas”.

Por otro lado, el presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA por sus siglas en inglés), Pedro Ruiz, ha destacado la estrecha relación entre los problemas económicos y los trastornos mentales, sobre todo depresión y ansiedad, estando estas más presentes en países empobrecidos. Sin embargo, patologías como la esquizofrenia tienen el mismo índice de prevalencia en todos los países.

“Una investigación hecha en Estados Unidos revela que cada vez que aumenta un 1 por ciento el desempleo, suben también el suicidio y el homicidio”, ha señalado. Asimismo, la adicción también registra mayores tasas en países en crisis económica, y puede ser causa o consecuencia de la enfermedad mental.

Entre los objetivos del congreso, Gutiérrez ha puesto énfasis en “la compresión de la enfermedad mental sin los prejuicios de las variables culturales donde se desarrolle la actividad psiquiátrica. La expresión de la enfermedad puede estar marcada por la cultura de donde cada uno provenga”.

Según el especialista, “llorar a veces significa manifestar sentimientos que pueden interpretarse como alegría o como tristeza en función de dónde se esté, pero tampoco se llora igual en todos los sitios, ni por lo mismo. Hay culturas más proclives a la expresión emocional, más abiertas, y otras más contenidas”.

Por otro lado, Saiz ha hecho especial hincapié en centrar el foco “en la importancia de la Psiquiatría como especialidad médica”. “Ha de considerarse que los trastornos mentales constituyen hoy una causa muy frecuente de discapacidad, pérdida de años de vida saludable, sufrimiento, aislamiento social, estigmatización y hasta mortalidad por suicidio”. No en vano, está estimado que uno de cada cuatro españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida.

Otro de los puntos que se tratarán durante el encuentro será la búsqueda de la personalización de los tratamientos y el abordaje de estos trastornos, “para lo que es necesaria la capacidad de predicción y prevención”, ha aseverado Gutiérrez.

Respecto al ámbito terapéutico, van a presentarse nuevos fármacos para tratar el alcoholismo y la depresión, así como tratamientos antipsicóticos que puedan administrarse a través de la inhalación o de inyecciones de depósito.

Por último, el presidente de la WPA ha querido destacar el papel de los psiquiatras dentro del mundo de la salud, ya que “la Psiquiatría es una especialidad que trata material muy sensible, por lo que los profesionales están obligados a ser humanistas”. Para poder hacer bien el trabajo es necesario abordar precozmente las enfermedades, fomentar los centros multidisciplinares y apostar por un tratamiento integral”.

El contenido científico del congreso se plasma en 519 sesiones, 550 talleres y simposios, 3.300 presentaciones orales y pósteres de 75 temas distintos.

Fuente: Europa Press