El aislamiento social podría incrementar el riesgo de desarrollar demencia