El abuso de las redes sociales durante el brote de COVID-19 provocó problemas de salud mental