El 60% de las mujeres con síndrome de ovario poliquístico sufren algún problema de salud mental