Dos proteínas consiguen regenerar los daños del párkinson en fase temprana