Dos de cada tres pacientes con párkinson empeoraron en el confinamiento