Detectan alteraciones en el cerebro de los niños y niñas obesos similares al trastorno obsesivo-compulsivo