Demuestran que el bilingüismo actúa de “reserva cognitiva” contra la demencia