Cuestionan la eficacia de algunas aplicaciones para tratar los trastornos mentales