Crecer en contacto con la naturaleza mejora la salud mental de adulto