Confirman la utilidad de minicerebros en 3D para el estudio de las enfermedades neurológicas