Comer pescado reduce el riesgo de depresión y ayuda a mejorar otros trastornos mentales