Científicos crean un instrumento de evaluación psicológica para evitar el suicidio en adolescentes