El Servicio Navarro de Salud ha puesto en marcha un programa de intervención precoz para primeros episodios psicóticos, que pueden afectar a entre el 1 y el 2 por ciento de la población, el primero de este tipo que se implanta en España. Se estima que solo en Navarra se presentan unos 100 nuevos casos al año. La iniciativa ha sido presentada por el consejero de Salud del Gobierno foral, Fernando Domínguez; el gerente de Salud Mental, Alfredo Martínez Larrea, y la responsable del programa, María Otero.

“El programa está dirigido a atender de forma temprana, intensiva y multidisciplinar a personas con un primer episodio de psicosis, durante los dos primeros años de enfermedad“, ha señalado Fernando Domínguez. Según ha precisado, “se ha comprobado que cuanto menor tiempo transcurre desde el inicio de la sintomatología hasta la instauración del tratamiento mejor es la evolución y estos trastornos psicóticos suelen aparecer por lo general en la adolescencia y juventud”. Martínez Larrea ha explicado que, con esta iniciativa, “nos centramos en un grupo de población muy específica, sobre todo, en personas predominantemente jóvenes, en la década de los 20, en personas que presentan una ruptura en su desarrollo personal y biográfico”. El programa se inició el pasado mes de enero y actualmente atiende a las áreas de salud de Buztintxuri y San Juan. Progresivamente, irá ampliando las zonas atendidas (primero del área de Pamplona, para extenderse después a Estella y Tudela), y aumentando, de forma paralela, el equipo profesional.

“Son personas que pasan de llevar una adaptación muchas veces normal a sentir una serie de sensaciones a veces indescriptibles que generan mucha angustia, mucha desesperación y confusión”, ha indicado Martínez Larrea. “A veces tienen pensamientos sobre todo de tinte negativo, de sentirse perseguidos, amenazados, vigilados, lo que se une a veces a percepciones en forma de voces, visiones…”.  Al final de su despliegue, previsto para 2019, el programa contará con un equipo de 10 profesionales (3 de psicología clínica, 2 de psiquiatría, 2 de enfermería especializada en salud mental, 1 de trabajo social, 1 de integración socio-laboral y 1 de administración).

Martínez Larrea ha señalado que “no todos los primeros episodios tienen por qué tener una evolución negativa. Con una intervención precoz y con las herramientas adecuadas tenemos posibilidades de modificar significativamente la evolución de la enfermedad ofreciendo una esperanza de vida de calidad, integrada y productiva”.  María Otero, que ha detallado el trabajo que se desarrolla en este programa, ha manifestado que el objetivo es “tratar de forma precoz a personas que inician un trastorno que en principio puede tener una evolución complicada”. “Se ha visto que cuanto antes demos ese tratamiento mejor será la evolución en un futuro”, ha insistido, para precisar que es un tratamiento “intensivo”.

El programa contará con un equipo multidisciplinar y especializado que trabajará en colaboración con la persona y su entorno, de forma coordinada con otros recursos sanitarios y comunitarios que puedan favorecer la inserción educativa, laboral o social. Ofrece los siguientes servicios y programas: afrontamiento individual, atención a familias, salud y tratamiento farmacológico, empleo/actividad, e intervención social.

Aunque el tratamiento de los pacientes será responsabilidad del Programa de Primeros Episodios, estará estrechamente coordinado con el resto de recursos de la Red de Salud Mental, con el objetivo de proporcionar a los pacientes la asistencia más adecuada a su situación clínica en un momento dado. El acceso al programa se realizará a través de los centros de salud mental y los recursos de hospitalización de la Red de Salud Mental de Navarra. En fases posteriores está previsto que los usuarios puedan acceder también desde los centros de salud de Atención Primaria y en una última fase de forma directa. La accesibilidad al programa será una característica diferencial del mismo, ya que las demoras en cada fase de las intervenciones serán mínimas, de forma que la demora para una primera consulta será menor de una semana y las intervenciones en crisis se realizarán en el día.