Uno de cada cuatro jóvenes españoles han tenido o van a tener alguna enfermedad mental