Una nueva técnica podría ser capaz de leer la mente