Una nueva técnica genética permite programar células madre del cerebro