Una investigación traza los vínculos del estrés con el hipocampo