Un programa impulsa que las escuelas catalanas aborden la salud mental sin prejuicios