Un experimento en macacos explora el epicentro de la consciencia