Un equipo de científicos injerta neuronas humanas en el cerebro de ratas y logra influir en su comportamiento