Se denuncia la falta de recursos en Cataluña para tratar los trastornos mentales en la infancia y adolescencia