Los trastornos mentales repuntan como causa de muerte