Las nuevas tecnologías son una oportunidad para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los enfermos mentales