Investigan si el cerebro influye en la microbiota intestinal