Investigan la aplicación de implantes cerebrales para provocar estados de ánimo más saludables