El maltrato en la infancia aumenta el riesgo de sufrir depresión y trastornos mentales