El 90% de las personas que se suicidan tiene algún trastorno mental