El 4,2% de los niños catalanes sufre algún problema de salud mental