Cataluña promueve una carta de derechos y deberes de las personas con trastornos mentales y adicciones